• Lun. Feb 26th, 2024

Probamos la Canon EOS R7, una bestia para profesionales y aficionados a un precio sorpredente

Ene 30, 2023

La Canon EOS R7 es sin duda alguna la reina de las APS-C sin espejo, gracias a su velocidad, versatilidad y durabilidad, así como su precio.

Cámaras de fotos

Los fotógrafos ubicados en España y en el resto del mundo suelen hablar de la necesidad, al menos en el mundo profesional, de tener más de un cuerpo de cámaraLa opción preferida por muchos son las cámaras Full Frame, es decir, de sensor completo, ya que ofrecen ventajas como la eliminación del recorte en objetivos, entre otras. Por ello, se recomienda tener una APS-C de rango profesional que, en los sectores más altos, esté a la altura. Es justo lo que promete la Canon EOS R7.

Desde que Canon lancase hace ya unos años su gama de cámaras EOS R, esta ha estado conformada principalmente por modelos Full Frame sin espejo. Es el caso de las EOS R, RP, R6 (recientemente actualizada), R5 y R3. Posteriormente, Canon lanzó las Canon EOS R10 y R7sendos modelos que por primera vez introducía los sensores recortados o APS-C en esta línea de cámaras. La R7 es el modelo superior y tiene una gran ambición: ser la reina de este segmento de cámaras en el mercado profesional.

Hablamos de una cámara que cuesta 1.579 euros (solo el cuerpo, sin objetivos ni accesorios) y se postula como lo suficientemente capaz como para ofrecer las mejores capacidades de los modelos superiores de Canon, como las R5 o R6 pero a un precio más económico. Canon ha creado una rival a batir tan seria que llega incluso a afectar hasta a modelos de su propio porfolio.

Una Full Frame encubierta

Cuando hablamos de cámaras con sensores APS-C, lo común (especialmente en Canon) es encontrarnos con dispositivos mucho más compactos, dejando atrás la idea de que las mirrorless son mucho más compactas que las Full Frame. En este caso, Canon ha intentado equilibrar la balanza ofreciendo un cuerpo que recuerda poderosamente a los dispositivos como las EOS R6 y R5, pero de forma más comedida.

Físicamente, Canon ha vuelto a hacer los deberes. Estamos ante una cámara que en lo estético y en lo referente a la construcción es sencillamente soberbia. Da la sensación de ser profesional, de ser más cara de lo que realmente es, y en cuanto a agarre recuerda poderosamente al voluminoso cuerpo que gastan sus hermanas mayores.

Tanto es así que, en agarre y en calidades de construcción, se asemeja enormemente a una Canon EOS R6, incluso a una R5 salvando las distancias. Esto no son más que buenas noticias, ya que los usuarios que ya estén acostumbrados a estas cámaras profesionales se encontrarán como en casa con esta EOS R7. Los nuevos se las verán con una cámara perfectamente rematada y que da gusto coger y usar.

La EOS R7 une lo mejor de los dos mundos: la bayoneta de la montura RF (en este caso, en una montura bautizada como RF-S) y controles heredados de los modelos superiores, como un dial superior incluido dentro de un joystick junto al visor. Un indicativo de la superioridad en gama de la R7 sobre la R10 es que, a diferencia de su hermana mayor, esta monta una doble ranura para tarjetas SD en el lateral, alejada de la batería.

En definitiva, usar esta cámara se ha convertido en todo un gusto tanto para aficionados como para profesionales. Lógicamente, si buscas una cámara muy compacta que se conjunte bien con objetivos reducidos, sentimos decirte que esta quizás no sea tu opción. Por otro lado, los que ya conocemos el sistema Canon y nos gusta sentir la cámara en nuestras manos, estaremos como en casa, en el mejor de los sentidos.

Translate »